Los chalecos GPS y los anillos inteligentes pueden ayudar en el fútbol

Publicidade

La tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas. Tanto es así, que los jugadores de la Selección brasileña usarán Oura Ring. Son chalecos que se usan por debajo de la camiseta con aparatos que sirven para monitorear la aceleración y distancia percorrida. 

Siempre cuando acaba un partido, muchos de los jugadores se quitan la camiseta, ya sea para hacer un intercambio con los oponentes o hasta dársela de regalo a alguien. Hay algo que viene llamando la atención del público cuando esto ocurre: los atletas están usando un chaleco debajo del uniforme.

El chaleco utiliza la tecnología GPS, tiene acelerómetro y giroscopio. Con esto, logra recopilar informaciones valiosas para que la comisión técnica las use. 

Publicidade

“Esto permite saber lo que el atleta realiza dentro del campo cuando se trata de desplazamiento. Así conseguimos ver también cuestiones como aceleración, freno, saltos y giros”. Así explica Daniel Gonçalves, coordinador científico del equipo Palmeiras en una entrevista. 

Como también los datos totales de las distancias recorridas. Cuando se habla de velocidad en estos casos, está por arriba de 19,8 km/h y arriba de 25 km/h. Con esto se puede tener una idea de cuál fue la distancia recorrida en alta intensidad. 

En el caso de aceleraciones y desaceleraciones, hay categorías por encima de 2, 3 o 4 m/s². “Esto permite tener parámetros de resistencia, fuerza y velocidad”, explica el coordinador científico del equipo Palmeiras. 

Publicidade

Gonçalves explica el porqué el aparato va en el chaleco y no en otro lugar del cuerpo. “Estudios científicos muestran que los datos de acelerometría quedan menos impactados en esa posición. Por lo tanto, tienen mayor confianza, reproducibilidad y validez”. 

 

Más allá de las cámaras 

Los chalecos con GPS se empezaron a usar a partir de 2014. Desde entonces, han surgido nuevas alternativas que dispensan el uso de estos equipamientos. 

Esto queda evidente con el Mediacoach de La Liga Tech, la cual es la asociación deportiva de los clubes de primera y segunda división española. 

A través de un sistema que usa 16 cámaras en los estadios, es posible capturar los movimientos de los atletas a 25 cuadros por segundo. Esta tecnología la usan tanto los equipos como también en las transmisiones deportivas. 

Por muy buenas que sean las cámaras, tienen sus limitaciones y no sustituyen los chalecos. “El GPS puede ofrecer más datos que nuestro sistema, en términos de frecuencia cardiaca, impactos, datos metabólicos de energía”, completa Nevado. 

Tecnología ayuda en los entrenamientos

Los dispositivos desde luego ayudan bastante para hacer una evaluación de cómo fue el partido, y por supuesto, tienen un papel fundamental en la preparación. 

“La carga de los jugadores es un buen indicador en términos de riesgo de lesiones, por esto la equipe técnica analiza todos los datos para proyectar sesiones de entrenamiento y plano de juego con toda la información posible”, explica Nevado. 

Los chalecos transmiten los datos a través de telemetría y Bluetooth, siendo que un software pone toda la información de forma fácil para la comisión técnica, para que hagan las alteraciones. 

“Los datos se interpretan en tiempo real. Se pueden usar para cambiar el entrenamiento o pedirle al atleta que cambie su comportamiento”, dice Gonçalves.

Según el coordinador científico del Palmeiras, los datos de velocidad, aceleración y frenado están correlacionados con otros datos físicos y fisiológicos. De esta manera, es posible observar cómo un jugador se va recuperando de una lesión o hasta adaptándose a un entrenamiento. Usando los datos, el cuerpo técnico podrá hacer los ajustes necesarios y reducir la carga caso necesite. 

La frecuencia cardiaca también puede ser rastreada usando este equipamiento. “Un atleta puede recorrer la misma distancia que otro, pero el entrenamiento puede ser más agotador para uno que para otro”, dice Gonçalves.

Al mismo tiempo también informa antecedentes de lesiones, exámenes físicos, información médica, hábitos alimenticios y calidad del sueño. “Cada bit de información es útil, pero depende de cada club priorizar qué información miran”.

Anillos en la Copa

En esta edición 22 de la Copa del mundo, pudimos observar que los jugadores de la selección brasileña usaron el Oura Ring. Se trata de un anillo inteligente con sensores similares a los de un reloj inteligente. A través de ellos, puede ser monitoreado el sueño y descanso de los atletas entre los partidos. 

Los jugadores afirmaron que usando el anillo, consiguen monitorear la calidad del sueño y al mismo tiempo mantener una rutina con más disciplina. 

Además de ser usado en el fútbol, este anillo también se ha usado en otros deportes, como es el caso del baloncesto. En 2020, luego del inicio de la pandemia, los jugadores de la NBA usaron los Oura Ring para monitorear posibles síntomas de COVID – 19.  

Mucho se especuló cuando empezaron a surgir los primeros relojes inteligentes, y pensaron que tal vez podrían reemplazar los teléfonos inteligentes. Pero no fue así, más bien acabó siendo usado en el área de la salud y el deporte. Marcas como el Apple Watch y pulseras Mi Band, se han vuelto bastante populares entre los que practican actividad física por placer. 

Hay quienes afirman que estos dispositivos no son suficientes y ni muy precisos. 

“La actividad física de los jugadores la registra el club en los entrenamientos, y el resto del día suponemos que el jugador está centrado en el descanso y no en actividades de mucha demanda, por lo que este tipo de dispositivos no son tan útiles”, apunta el Investigador de LaLiga.

Ya Gonçalves, a la vez, cree que las pulseras y anillos sirven para monitorear el sueño, el gasto energético y los niveles de recuperación. Claro que todos estos datos ayudan, pero la última palabra la tiene el técnico. 

“Algunos datos físicos contemplan incluso tomar decisiones de hacer un cambio o no”, explica Nevado, de LaLiga. Usando toda la información, se puede evaluar el riesgo de lesión y hasta cambiar el jugador caso sea necesario. 

Por mucho que la tecnología ayude bastante en la toma de decisiones, el papel del entrenador es fundamental. Será él quien cree las mejores estrategias y logre llevar al campo el mejor equipo. 

“Un atleta con debilidad en los aspectos físicos puede, para ese partido en cuestión, tener alguna cualidad técnica o mental que puede ser superada y, en consecuencia, ser utilizada a favor de la comunidad”, observa Gonçalves. “Hay consejos para el entrenador, y la toma de decisiones es suya. El entrenador siempre es soberano”.

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *